Propósitos familiares para el 2017

Propósitos familiares para el 2017

Consejos para hacer realidad nuestras mejores ideas para el nuevo año

En plenas fiestas de Navidad y a dos días de terminar el año, es inevitable pensar en estos doce meses pasados y en los planes, ilusiones y propósitos que nos planteamos para el año que en nada empieza. Doce meses, 365 días de posibilidades, de oportunidades por mejorar, crear, amar, disfrutar y, en definitiva, ¡vivir! De acuerdo, sí, también habrá días malos, pocas horas de sueño, enfados incomprensibles de nuestros peques, etc., pero nos centramos en lo bueno, ¿no? En el post de hoy os hablamos de algunos de los propósitos más habituales en familia, y os damos algún consejo para hacerlos realidad.

HÁBITOS Y RELACIONES

- Dedicar más (y mejor) tiempo a los hijos. Aunque sabemos que conciliar no es tarea fácil, es imprescindible sacar tiempo para estar con ellos de forma exclusiva y consciente. Siempre es mejor calidad que cantidad, y es preferible, en el caso de tener más de un hijo, dedicarles tiempo a cada uno de ellos por separado, además de los ratos familiares comunes. Sus intereses, necesidades, ritmos y actividades son distintas, y como padres es importante atenderlos de forma individualizada, aunque también tenemos que incitar a que pasen tiempo juntos, compartan confidencias y se acompañen en su crecimiento.

- Implicar más a los hijos e hijas en las tareas domésticas. Es beneficioso para ellos que colaboren en la organización familiar. Obviamente, adaptaremos las tareas a sus edades, pero es importante que se sientan parte activa del funcionamiento de la casa y, poca  poco, vayan adquiriendo responsabilidades que les servirán para otros aspectos de su vida infantil y adulta. 

- Fomentar la comunicación entre los hermanos. Si se tiene más de un hijo, es positivo que se propicie la relación entre ellos, que jueguen, que se ayuden en sus distintas etapas de crecimiento, que cooperen y que se respeten y se lo demuestren.

- Cocinar más con nuestros hijos. Como ya tratamos en este post de hace unas semanas, esta es una de las actividades más interesantes para desarrollar la creatividad, la comunicación y la implicación de los menores en el hogar. Para ellos es una manualidad y se entretienen, pero a la vez es una forma creativa de inculcarles la importancia de organizar la comida, de valorarla y demostrarles con el ejemplo ¡que cocinar y comer puede ser muy divertido!

CULTURA

- Fomentar salidas culturales. Visitar museos, galerías de arte, talleres adecuados a la edad de los pequeños, etc. es una forma ideal de potenciar su curiosidad, su creatividad y su ingenio. Además, a diferencia de la concepción demasiado extendida de que los niños “se aburren”, para ellos es un gran plan, ya que son mucho más receptivos estímulos visuales, sonoros o táctiles de lo que a veces nos parece. ¡Solo hay que saber elegir el tipo de actividad adecuado para cada edad y gusto! También es posible fomentar la cultura y el arte sin salir de casa, por ejemplo creando momentos para pintar con cualquiera de las pinturas ecológicas que tenemos para todas las edades. En el caso de los niños más mayores, podemos comentar un artista o una obra y a partir de ahí que el la reproduzca o haga su propia creación siguiendo el estilo “estudiado”. 

- Dedicar un ratito cada noche a leer con nuestros hijos. A parte de ayudarles a conciliar el sueño, es una magnífica herramienta educativa. Para convertirlo en un momento único e íntimo, podemos sentarnos en el suelo, cómodos y cerca de la cama. El cojín de lactancia, enroscado en forma de caracol, bajito y cómodo, es una opción ideal. 

- Los deberes del colegio son tareas importantes, pero no tenemos que darle más trascendencia de la que tiene. Muchas veces esas obligaciones quitan tiempo de otras actividades tan o más necesarias para el niño y la familia, así que lo ideal sería hacerlos nada más llegar a casa, para así tener el resto de la tarde para dedicarlo a juegos, lectura, conversaciones familiares, etc. Los padres deberían acompañar, estar pendientes y resolver alguna duda si el niño lo pide, pero no hacerlos por ellos ni presionar demasiado. Para hacer los deberes (o dibujar, o leer…) son ideales las sillitas osit con bandeja, para los más pequeños, o el escritorio evolutivo ubdesign, para los niños más mayores. 

DEPORTE

- Hacer más deporte en familia. No es necesario ni mucho tiempo ni gran cantidad de material. Un paseo por la montaña, por la playa, un partido en familia… Además de fomentar los hábitos saludables de toda la familia, es un momento fantástico para cultivar la comunicación, la confianza y la diversión en familia.

- Apuntar al niño a alguna actividad deportiva. Si el niño lo pide o los padres perciben en él interés por la actividad física, se le puede sugerir apuntarle a un deporte de equipo. Además de mantenerlo en forma, activo y de hacerle descargar adrenalina, el niño o niño desarrollará habilidades interpersonales, solidaridad, de cooperación, de superación personal, etc. En cualquier caso, la actividad física no hay que reducirla en un deporte concreto sino incorporarla en el día a día de la persona y la familia.

Estos son sólo algunos de los propósitos que seguro que muchos nos hemos hecho pero no siempre alcanzamos a cumplir… ¿Cuáles tenéis vosotros? ¿Cómo os habéis planteado llevarlos a cabo?

Esperamos vuestros comentarios y sólo nos queda desearos a todos y todas un ¡FELIZ AÑO NUEVO! Nos seguimos leyendo en enero… 

Comentarios (0)

Sin comentarios

Añadir un comentario

Debes iniciar sesión para añadir comentarios.