Disfrutar la primavera con niños

Disfrutar la primavera con niños

Planes en familia para aprovechar al máximo esta estación al aire libre

Esta semana hemos dado la bienvenida a la primavera. De hecho, ya la sentíamos desde hace unos días, pues las buenas temperaturas y el sol ya nos acompañan desde hace unas semanas, aunque con altibajos.

Para los bebés que nazcan en esta estación, si bien la cuarentena de la mamá y las precauciones con el recién nacido deberán ser las mismas que en otras estaciones, el buen tiempo de este periodo facilita los primeros paseos con nuestro bebé y nos ayuda a relajarnos, gracias a las temperaturas templadas y a la exuberancia de la vegetación. A medida que empiece a hacer calor, será importante adecuar la ropita del bebé a las temperaturas, priorizando los tejidos naturales como el algodón, aunque llevando siempre algo de abrigo para estar preparados ante los cambios de temperatura primaverales. También será fundamental mantenerlo hidratado e hidratarnos nosotras (especialmente si damos el pecho). El sol favorecerá el desarrollo del niño y su fabricación de vitamina D, si bien deberemos proteger al bebé de los rayos directos y evitar exponerlo al sol durante las horas más cálidas del día, especialmente en sus primeros meses. 

Buen tiempo, días más largos y soleados, calor pero sin las temperaturas agobiantes de verano, árboles que florecen… Una serie de elementos que nos ponen de buen humor y nos invitan a pasar más tiempo al aire libre, en familia y con amigos. Y para los que ya tienen hijos un poco más crecidos, hoy os hablamos de planes para hacer en primavera, teniendo muy en cuenta a los más pequeños de la casa y haciendo de esta estación una buena oportunidad para aprender y socializarse.

ACTIVIDAD FÍSICA

De entrada, este tiempo templado y agradable nos permitirá desplazarnos a pie, disfrutar más del parque y disfrutar de las pequeñas cosas como tomar los primeros zumos o helados de la temporada en una terraza soleada.  Además, gracias a que las horas de luz se alargan, podemos disfrutar mucho más de la natura, haciendo excursiones asequibles para toda la familia y disfrutando de una picnic en la montaña o en un parque urbano. Si en invierno hemos jugado más en casa y las manualidades han ocupado muchas tardes (¡y la televisión, para qué engañarnos!), en primavera podemos introducir otros juegos más físicos y que podemos disfrutar al aire libre y con gran facilidad. Jugar a pelota, saltar la comba o jugar al escondite en parques o en el bosque, entre tantas otras opciones, es algo que aportará gran bienestar a los niños y los ayudará a cansarse de una forma sana y en compañía. Y no sólo tenemos que dejar a los niños jugar; los familiares pueden participar del juego, generar complicidad y compartir así su felicidad. 

No hace falta recordar que todas las actividades al aire libre tienen que hacerse con protección solar y hay que hidratarse en abundancia durante su práctica. Y si queremos más agua, ¡siempre nos quedará darnos el primer baño del año en ríos, cascadas naturales o mojados en las fuentes de nuestro pueblo o ciudad!

NATURALEZA

Árboles espectaculares, campos colorados, flores que no habíamos visto nunca, fantásticos sonidos de pájaros… La primavera es sinónimo de vida, de color, de crecimiento, y así se puede ver en todas partes. Aprovechemos pues esta variedad y abundancia de flora y fauna para que nuestros hijos e hijas aprendan nuevos árboles, flores o colores, así como los sonidos de los animales o del río (algo que les ayudará a potenciar su oído). ¡Incluso podemos recolectar flores y hojas y usarlos para hacer alguna manualidad educativa en casa, sentaditos en el cojín de lactancia enroscado a modo de asiento caracol! Explorando nuevos espacios naturales también empezarán a interactuar con animales, por pequeños que sean, y les podamos inculcar la importancia del respeto a la natura y los seres que habitan en ella. Descubriremos con ellos los impecablemente construidos nidos de gorriones o las formas de organizarse de las hormigas. También es una buena época para plantar plantas en casa y que los pequeños de la familia colaboren y aprendan.

Si queremos ver animales más grandes, existen muchas granjas-escuela donde podemos ver animales como cabras, vacas viviendo en buenas condiciones en entornos rurales donde los niños podrán aprender junto a sus padres mientras interactúan con los animales y conocer sus características.

REDESCUBRIR NUESTRO ENTORNO

Las posibilidades de la primavera son una ocasión única para redescubrir nuestra ciudad o pueblo, perdernos en sus calles o visitar sus parques, que en algunas ciudades son muchos pero poco conocidos o frecuentados por los locales. En ellos podremos visitar esculturas o monumentos, y hacer una ruta en barca (si tiene lago) o bicicleta (la primavera es un buen momento para que los pequeños se inicien en este medio de transporte tan sano, preferiblemente con las bicicletas sin pedales ni ruedecitas). Además, recomendamos visitar pueblos cercanos a casa; una ocasión ideal para pasar un día diferente, sin necesidad de gastar mucho dinero y con grandes posibilidades de aprender y conocer entornos cercanos a casa que a menudo no tenemos en cuenta.

Y es que las posibilidades que nos ofrece el buen tiempo son ilimitadas. Los que está claro es que la primavera es una época propicia a la estimulación del niño y a fomentar su curiosidad, su reflexión, su autoestima y su amor por la vida y su entorno social y natural. Los padres seremos en gran medida quienes incentivaremos o quienes negaremos este potencial. Así que, ¡todos a la calle a disfrutar de la -para muchos- estación más bonita del año!

Y a vosotros, ¿qué os gusta hacer en primavera? ¿Qué planes habéis empezado a pensar o hacer?

Comentarios (0)

Sin comentarios

Añadir un comentario

Debes iniciar sesión para añadir comentarios.