La bimaternidad, momento de trabajar emociones

La bimaternidad, momento de trabajar emociones

Cómo gestionar con el hermano mayor la llegada de un bebé a la familia

Cuando ya somos padres de un niño o niña, o de más de uno, la llegada de un nuevo pequeño a la familia es motivo de una tremenda ilusión pero también de muchas dudas. En primer lugar, nosotros mismos como padres nos preguntamos si será posible querer a otro hijo o hija como lo hacemos con los que ya tenemos. Esa duda, no hace falta ni decirlo, se disipa automáticamente en el segundo en que le vemos la cara a nuestro retoño. Lo que tarda un poco más en gestionarse es la reacción del nuevo hermano o hermana mayor.

Segundo_hijo_1

Aunque hay que recalcar que en cada caso es distinto y no siempre supone un gran ”problema” para el mayor la llegada de un bebé en su vida (dependerá de la edad, del carácter de cada niño/a, de nuestra reacción y gestión de sus emociones, etc.), pensar en la reacción de nuestro hijo mayor ante la llegada del bebé es una de las preocupaciones que, ya durante el embarazo, tenemos como padres. Porque nos preocupa cómo se podrá sentir nuestro hijo o hija mayor, si se sentirá triste, si sufrirá angustia o inseguridad, si le demostrará emocionalmente o físicamente rechazo al nuevo bebé, etc., pero también por si nosotros como padres seremos capaces de gestionar esa montaña rusas de emociones que para nuestro hijo o hija supondrá la llegada de un “intruso” en su casa: ¿Llegaré a todo? ¿Sabré encontrar tiempo para atender las necesidades de mi hijo mayor? ¿Por mi exceso de celo con él o ella desatenderé al bebé? ¿Lograré como madre la armonía y amor entre hermanos?  

Como padres es absolutamente legítimo, comprensible y sano hacernos esas preguntas y dudar incluso de nosotros mismos. No olvidemos que ser padres de una persona no es lo mismo que serlo de dos, de edades, necesidades y personalidades distintas. Lo único necesario y que nos ayudará en el proceso es respetarnos, no presionarnos ni juzgarnos como padres, pero sí dedicar atención a nuestros sentimientos y, por supuesto, al de nuestro hijo o hija mayor.

A continuación, vamos a dar unas recomendaciones –siempre generales–  para acompañaros y acompañar a vuestros hijos mayores en la “bienvenida” al nuevo miembro de la familia.

  • Durante el embarazo:

Es muy importante empezar a hablar con el niño, especialmente si tiene una edad en que ya razona, sobre la llegada de su hermano o hermana. Hablar de ello positivamente ayudará a que lo empiece a asimilar y empiece, de alguna forma, a proyectar ese futuro próximo juntos: decirle que podrá jugar con él o ella, que serán amigos, que podrá cuidarlo y quererlo…  Hablaremos de él como “tu hermano o hermana” o “tu bebé” no como “nuestro hijo” o “mi bebé”, para que empiece a percibir que su vínculo es un plus, que sumará a su vida y que no es algo sólo de los papás y que vaya a desplazarlo.  También ayudará comprar o preparar junto a nuestro hijo las cosas del futuro bebé: su habitación, su ropita, objetos, etc., para que nuestro hijo mayor se aclimate a un nuevo entorno donde tendrá que compartir espacios, juguetes, etc., y recordar junto a él su etapa como bebé con fotos u objetos suyos

Segundo_hijo_2 

  • Cuando el bebé ha llegado:

Cuando los hermanos ya se conocen y conviven, empieza lo “bueno”. Es fundamental atender a sus preguntas, miedos, dudas o reacciones, aunque como adultos nos parezcan “desproporcionadas” (llorar más, querer chupete, “volver atrás” con su higiene o rutinas de sueño o comida, querer llamar la atención, etc.). Él solo ha conocido como es vivir con sus padres en exclusiva; hay que darle tiempo para adaptarse a una nueva situación en la que él ya no será el único centro de la vida familiar. Como padres, es un buen momento para trabajar con nuestro primogénito las emociones: será importante dar valor y mostrar interés por ellas, escuchándolo cuando los muestra o los describe y ayudarle a ponerle nombres y a buscar junto a él o ella las posibles causas. Para ello, buscaremos espacios y momentos tranquilos, con ambos padres si es posible o con madre o padre.

Segundo_hijo_4

Ese tiempo con sus padres también será beneficioso encontrarlo para hacer actividades con él o ella solos, para que se sientan especiales y vean que la llegada de un hermano no los relega ni le hará cambiar su ocio ni renunciar a tiempo con sus padres.

Si la mamá da de mamar al bebé, podemos implicar al hermano mayor en ese momento, invitándole a estar con nosotras y haciéndolo partícipe del cuidado del bebé.

Segundo_hijo_5

Esto también lo podremos ejercitar en tareas como el baño, el sueño, etc., así como incitarle a averiguar con nosotros el porqué del llanto del bebé. Así, el mayor se sentirá importante y “mayor”, algo que puede jugar a nuestro favor y podemos potenciar mostrándole lo que puede hacer él gracias a su edad, a diferencia del bebé: el mayor puede comer cosas que el bebé no, puede jugar y saltar y pasear por la calle mientras que el bebé sólo duerme, etc. ¡Ser hermano mayor es “guay”!

Tanto nosotros como nuestro entorno inmediato deberíamos evitar hacer comparaciones con su hermano pequeño, ni en positivo (mostrando más interés hacia el bebé que hacia el mayor) ni en negativo (“no te comportes como un bebé, que el mayor eres tú”, “deberías portarte como el hermano mayor que eres”, etc.). Tampoco mostraremos compasión por si situación de “desplazado” ni hablaremos de si es más o menos celoso, sino que potenciaremos sus cualidades como niño mayor y “responsable”.

Segundo_hijo_6

Naturalmente, el niño mayor deberá adaptarse a la nueva realidad y a todo lo que el cambio familiar supone para todos, pero con paciencia, amor, respeto, acompañamiento y dedicación, la llegada de un bebé a la familia no será más que una de tantas etapas que como niños y personas debemos experimentar. Y cuando veamos cuanto se quieren, juegan y miman, veremos que todo ha merecido la pena.

Segundo_hijo_6

¿Con qué dificultades os habéis encontrado? ¿Acusaron mucho vuestros hijos mayores la llegada del bebé? 

Comentarios (0)

Sin comentarios

Añadir un comentario

Debes iniciar sesión para añadir comentarios.