Gemelos: fomentar su vínculo respetando su individualidad

Gemelos: fomentar su vínculo respetando su individualidad

Cómo criar a nuestros gemelos o mellizos como dos personas independientes manteniendo su unión especial

¡Son gemelos! Dos palabras que concentran toda la ilusión, la sorpresa y la ternura, y también los miedos, incertidumbres y dudas al cuadrado. Sumados a nuestros propios temores como padres y madres cuando se avecina trabajo, gastos y preocupaciones por doble nos asaltan las preguntas acerca de cómo criar a gemelos o mellizos de la forma más respetuosa, personalizada y positiva posible. Hoy hablamos de cómo criar nuestros hijos o hijas gemelos y fomentar su individualidad mientras se pone en valor su incomparable vínculo.

crianza_gemelos_0

Desde el primer segundo de gestación, los gemelos o mellizos empezarán a desarrollarse juntos, a compartir espacio, recursos y afecto. Pero es una vez sale al mundo exterior cuando empieza su vida autónoma como dos personas independientes y distintas que son. Si bien es inevitable concebirlos en ocasiones como un pack, los padres y madres son los primeros que deberán esforzarse en individualizarlos y tratarlos como seres diferentes, con muchos aspectos en común pero muchas diferencias, sobre todo de carácter, y por tanto con necesidades afectivas dispares. Desde que nacen, los gemelos o mellizos deberán lidiar con cómo se reconocen ellos en el mundo y en la familia y, por otro lado, con las expectativas, comparaciones y homogeneización que el entorno puede ejercer sobre ellos, algo habitual entre hermanos pero acentuado en gemelos o mellizos.

crianza_gemelos_1

En la gran mayoría de casos, todos los gemelos o mellizos consideran que las ventajas de contar con un hermano o hermana así superan por mucho los “inconvenientes”, si es que se puede decir así. Aun así, será importante que el entorno más próximo (casa, familia y escuela) sigan las siguientes pautas para no discriminar a ninguno de los dos y respetar su individualidad:

- No les hablaremos en plural ni nos referiremos a ellos como “los mellizos” o “las gemelas”. Trataremos de referirnos a ellos por su nombre, nos dirijamos a ellos o no, para reforzar su persona y hacerla sentir un ser único y diferenciado del hermano o hermana.  Lo mismo vale para cuando les mandemos tareas o les pidamos cosas: es preferible evitar el plural “comed” o el “no hagáis tal cosa”, ya que no siempre son ambos los que han hecho o deben hacer aquello. No pensemos que por decirlo algo a uno y no al otro los estamos discriminando: en cada caso será distinto y ellos deben ver que se les reconoce una personalidad, unas necesidades y unos comportamientos distintos.

crianza_gemelos_oueat_5

La mejor forma de identificarlo es mediante la observación, la escucha y desde la libertad, por ejemplo mientras juegan o comen en sus tronas oueat duo, un mueble pensado para gemelos para reforzar su vínculo a la vez que deja espacio físico para que cada uno pueda desarrollarse y moverse como individuo único.

crianza_gemelos_oueat_2

crianza_gemelos_oueat_3

- Sacaremos tiempo para cada uno de forma separada. Será bueno, de vez en cuando, que uno de los padres o madres haga cosas con uno de los dos hijos o hijas. Pero ¡atención!, que el “equipo” no sea siempre el mismo. Así, ambos se sentirán únicos y especiales, y sentirán que lo son para sus progenitores, contribuyendo así a su confianza, seguridad y mejor comunicación con sus padres. Y será bueno también pasar tiempo sin el hermano o hermana para tener ratos de separación con ellos y trabajar la independencia.

- Ponedles ropa distinta. Esto no significa que no puedan vestir iguales o parecidos, pero es preferible que no sea la regla. Pueden intercambiarse la ropa pero vestir distinto cuando elegimos nosotros y dejarles elegir su estilo cuando ya son capaces de hacerlo reforzará su individualidad y su personalidad.

crianza_gemelos_

- No comparemos bajo ningún concepto. Si es algo que ya entre hermanos de distintas edades puede generar mucha inseguridad, dolor y desconfianza, entre gemelos o mellizos puede ser bastante perjudicial. No juzgaremos quién es más listo, más rápido, más bueno en algo, etc., de la misma forma en que no entraremos en comparaciones físicas. Si queremos destacar algo de ellos, lo haremos directamente e individualizando, buscando ponderar a ambos por igual sus distintas cualidades y logros. Si bien los padres lo tienen más claro, es fácil que otros miembros de la familia o entorno no sean tan conscientes de ello. Si sucede y queremos impedirlo, intentaremos comunicarles con asertividad nuestra forma de educar y nuestra preferencia por no compararlos.

crianza_gemelos_7

- Si es posible, fomentaremos que no vayan a la misma clase. Cuando sea momento de escolarizarlos, en general se considera que la mejor opción es que lo hagan en líneas distintas. Si bien este punto genera a menudo debate, en general se recomienda para incentivar su individualidad y reducir la dependencia entre ellos, para facilitar la creación de un grupo de amigos propios, así como la interacción con otros compañeros y personal educativo. Evidentemente, no es la escuela la única responsable de este trabajo educativo y emocional, pero será un lugar en el que pasarán mucho tiempo y en el que se forjarán buena parte de sus primeras relaciones y de su forma de interactuar con las personas. Eso sí, trataremos esa separación con naturalidad, sin dramatizar y obviamente nunca lo enfocaremos como un “castigo” o como la única opción válida. Si para ellos, a medida que van creciendo, supone algún tipo de incomodidad o malestar, lo hablaremos en familia y valoraremos la situación.

crianza_gemelos_8

- Potenciaremos sus gustos y sus amistades. Estaremos atentos a sus preferencias de actividades extraescolares, por ejemplo, y no los apuntaremos por defecto a ambos a la misma, puesto que probablemente cada uno tiene intereses distintos. Lo mismo haremos en sus relaciones personales: si quedan con un amigo o les invitan a una fiesta, a no ser que sea amigo de ambos o que lo deseen así expresamente, no tenemos por qué llevarlos juntos al evento. Cada uno tiene su círculo y deberá cultivarlo de forma individual, si bien es muy probable y positivo que compartan algunas relaciones.

crianza_gemelos_osit

- Pondremos en valor su relación especial. Todo lo anterior no quita para nada que valoremos su vínculo tan único e irremplazable y les transmitamos cómo de importante es para nosotros como padres que se apoyen, se quieran, empaticen el uno con el otro y se relacionen con cariño y respeto. Esto, lejos de crearles dependencia, les aportará seguridad de saber que pueden siempre contar con el otro y que siempre se apoyarán pese a caminos distintos que emprendan en el futuro.

crianza_gemelos_dormir_mama

A parte de estas recomendaciones generales que cada familia puede hacer suyas (o no) de la forma que más le convenza y ayude, hay otros dos puntos importantes a la hora de criar a gemelos, sobre todo en su etapa de bebé: la lactancia y el sueño. En cuanto a la lactancia, si bien al principio puede ser más cansado, exigente y logísticamente complicado que con uno, como en todo hay un proceso de adaptación y si no hay ningún problema fisiológico todo debe ir bien.

crianza_gemelos_lactancia_0

Es recomendable amamantar a los dos al mismo tiempo para llevar ritmos similares, algo fácil y cómodo con un cojín de lactancia ergonómico. Aun así, si no es posible, otra opción que facilitará la dinámica familiar y el vínculo con ambos progenitores es dar el pecho a uno mientras nuestra pareja da un biberón (de leche materna en el caso de que nuestra lactancia sea así) al otro, e ir variando la combinación.      

crianza_gemelos_lactancia

En cuanto a dormir, si bien durante años ha habido argumentos en contra de poner a gemelos o mellizos a dormir juntos, recientes estudios apuntan a que ni existe mayor riesgo de muerte súbita por hacerlo, ni les aumenta la temperatura corporal a menos que vayan abrigados en exceso, ni se molestan, ni se despiertan más frecuentemente.

crianza_gemelos_dormir

Al contrario: los gemelos o mellizos han vivido siempre compartiendo espacios y movimientos, así que no sólo no les perjudica continuarlo haciendo cuando son bebés sino que les ayuda a sincronizarse y a tranquilizarse.

Y vosotros, padres o madres de gemelos, gemelos vosotros mismos, o hermanos de gemelos, ¿qué experiencias tenéis? ¿Qué os ha funcionado y qué cambiarías o pedirías a vuestro entorno cambiar?

Si sois padres de gemelos, de mellizos o tenéis hijos de edades similares, aprovechad este cupón:DUO y tendréis un 20% de descuento con todos los productos gemelares. 

Comentarios (0)

Sin comentarios

Añadir un comentario

Debes iniciar sesión para añadir comentarios.