Llega el frío: hora de vestir la casa

Llega el frío: hora de vestir la casa

Cómo adaptar los espacios de nuestros hijos e hijas al otoño y al invierno

Definitivamente, y después de titubear y desconcertarnos un poco a todos, el frío ya se ha instalado entre nosotros. Y, cómo no, en nuestras casas. Como conlleva la estación, oscurece pronto y aumentan las ganas de recogerse en casa, de planes de interior, de acompañar las tardes de luz más baja, de más calma, de colores y olores más envolventes…. En definitiva, de preparar la casa y prepararnos nosotros para el final del otoño y el invierno. Y ni los niños ni sus espacios quedan a salvo de esta necesidad creciente de confort y calidez.

nuun_blog_decoracion_invierno_0

Si bien, como hemos propuesto siempre y como defiende la metodología Montessori en cuanto a decoración se refiere, apostamos por los muebles en madera clara, que dan amplitud y generan menos sobreestimulación visual al menor, en otoño e invierno optaremos por contrarrestar esa sobriedad con otros elementos del espacio del niño o niña.

nuun_blog_decoracion_invierno_1

Si no tenemos alfombras, podemos poner una con tal de que el niño siga jugando descalzo sin pasar frío y, además, otorgue calidez al espacio. Cuanto más peludita y gruesa, ¡mejor! Si ya tenemos una pero de colores más fríos, podemos probar con una que nos “abrigue” más visualmente: en color cobrizo, marrones, rojos, azul oscuro… ¡En otoño e invierno se “permite” rellenar la habitación!

nuun_blog_decoracion_invierno_2

Pensemos que nuestros hijos e hijas van a pasar más tiempo en casa, y en sus espacios de juego, que en ninguna otra época del año. Es por ello que debemos procurar que se sientan cómodos en esos espacios y que se adapten a sus necesidades. Y si además los padres y madres (y nuestros retoños) nos podemos divertir y aprender “tuneando” su playroom, ¡mejor que mejor! 

nuun_blog_decoracion_invierno_3

En cuanto a textiles, podemos jugar también con las cortinas, tenerlas más presentes para tapar las ventanas cuando llega la noche, para resguardarnos del exterior y reforzar ese espacio interior que estamos creando. De igual forma, si las tenemos claras podemos cambiarlas, o poner en ella decoraciones para “vestirlas” acorde al periodo.

nuun_blog_decoracion_invierno_4

También los cojines serán de gran ayuda para dar esa sensación de acompañamiento, de espacio que te abraza y nos invita a pasar horas en él; podemos aumentar la cantidad, ¡tanto en las camas como en el suelo, eso sí, siempre según la edad de nuestro hijo o hija!

nuun_blog_decoracion_invierno_5

Ah, y hablando de cojines, el cojín de la trona oueat nuun o de la sillita osit nuun también se podrá adaptar al ambiente cálido que andamos buscando: modelos como el Mississipi Jean ayudarán a transformar el espacio de juegos de tu peque o el comedor de tu casa.

Si hablamos de temperatura, se suele recomendar mantener la habitación entre 21 y 24 grados durante el día, y de 18 a 20 por la noche, cuando el bebé o niño, abrigado, tapado y respirando en un espacio cerrado, ya emana bastante calor. Como sistema de calefacción, lo más indicado son los radiadores, puesto que su calor es homogéneo y no reseca como lo hace el aire, aunque será preferible apagarlo por la noche para no sobrecalentar el ambiente. Lo ideal será aprovechar las horas de sol para calentar la habitación, dejando la puerta cerrada y las cortinas corridas para que penetre bien la luz, preferiblemente tocando a los textiles para calentarlos.

nuun_blog_decoracion_invierno_6

Esa luz que, aunque no es tangible, es uno de los elementos más importantes a la hora de crear un ambiente es la luz. Si bien durante los meses de buen tiempo y de días largos primamos la iluminación natural o la artificial fría, en otoño e invierno una luz cálida, más amarillenta, nos transmitirá mejor esa sensación de recogimiento, de tranquilidad y de bienestar que andamos buscando en nuestro hogar.

nuun_blog_decoracion_invierno_7

Si hablamos de la habitación de noche del pequeño o la pequeña, la cama tipi nos brindará infinitas posibilidades para crear un espacio adaptado a las necesidades de nuestros hijos: podemos cubrirla con alguna manta o tela original y agradable, recubrirla de los cojines que comentábamos para darle más cuerpo… Además, recordemos que ahí no sólo va a dormir el o al peque, sino que como os contamos en este post va a ser uno de sus espacios de juegos más versátiles, así que ‘imaginación al poder!

nuun_blog_decoracion_invierno_7

Para terminar de crear la habitación de otoño o invierno perfecta, la podemos acabar de vestir colgando manualidades en la pared o en los estantes, con motivos otoñales o navideños, o simplemente dibujos ligados a la estación o de colores cálidos.

nuun_blog_decoracion_invierno_10

Además, es un pretexto para pensar en esta estación, en qué nos gusta de ella y qué menos, en cómo la queremos vivir, en qué recetas nos apetece probar, etc.

nuun_blog_decoracion_invierno_8

Y en vuestras casas, ¿adaptáis vuestros espacios a las distintas estaciones? ¿Qué cambios hacéis en las de vuestros hijos para que se sientan más confortables en invierno?

 

Fuente de las fotografías: Pinterest

 

Comentarios (0)

Sin comentarios

Añadir un comentario

Debes iniciar sesión para añadir comentarios.