Moxibustión, una alternativa para girar al bebé

Moxibustión, una alternativa para girar al bebé

Una técnica milenaria para lograr la versión cefálica y reducir las cesáreas

El momento del parto es uno de los que despiertan más incertidumbre y sentimientos encontrados a la mujer de todo el proceso de gestación. En general, sabemos que el niño o la niña está bien colocado, a término, listo o lista para salir, y lo que más nos preocupa e inquieta es que todo salga bien, si dolerá, cuánto durará, etc. Sin embargo, a las 28 semanas de gestación aproximadamente un tercio de los bebés siguen en posición podálica, y entre el 3 y el 4% de gestaciones llegan a término con el feto en esta posición (la habitual y deseable es con la cabeza encajada en el canal de parto). Aunque hay varias formas de intentar que el bebé adquiera la posición cefálica, hoy os hablaremos de una cada vez menos desconocida y con más avales entre la comunidad sanitaria, la moxibustión.  

¿Para qué sirve? La moxibustión es una técnica basada en la medicina tradicional china y orientada a girar el bebé de posición podálica a posición cefálica con el objetivo de reducir el número de cesáreas, las cuales aumentan mucho cuando el bebé no está encajado con la cabeza para abajo. Si bien no nos asegura al 100% que el feto se gire, el éxito es muy grande y entre un 74 y un 92% de las mujeres en las que se aplica terminan obteniendo que su bebé se gire de forma natural.

Moxibustión_Nuun_1

No sólo se aplica para casos de versión podálica sino en casos de artrosis o artritis, dolencias lumbares, infertilidad o situaciones de estrés, cansancio o libido baja, entre otras. Sin embrago, sólo nos centramos en hablar de los posibles beneficios para bebés invertidos y para sus mamás.

¿En qué consiste? Esta técnica terapéutica milenaria, cada vez con más presencia en nuestra sociedad, se basa en la producción de un estímulo de calor aplicado en puntos corporales siguiendo los principios de los meridianos ligados a la acupuntura (entendidos como líneas o corrientes de energía). El calor se aplica gracias a los puros o “moxas” hechas con raíz de la planta de artemisa vulgaris, que permite producir calor sin llama. En algunos casos puede ser suficiente el uso de moxas y en otros se contemplará añadir la acupuntura, en función del efecto deseado y de cada caso en particular. Esta fuente de calor se aplica cerca del punto 67, correspondiente al meridiano de la vejiga y que se encuentra en la base de la uña del quinto dedo del pie, empezando por el izquierdo.

Moxibustión_Nuun_2

Se suele realizar entre las semanas 32 y 38 de la gestación y se puede aplicar hasta varias veces al día durante unos 15 o 20 minutos, hasta un máximo de 10 días. El bastón de artemisa se sitúa perpendicular al punto 67, a entre 3 y 5 centímetros de la piel; debe sentirse calor, incluso puede aparecer enrojecimiento por la proximidad, pero en ningún caso quemar. El humo de la moxa puede producir picor en las mucosas nasales, pero si sucede es leve y pasajero.  Antes de su realización, se hace una ecografía del feto y se controla su latido, si bien es una técnica inocua para ambos, asequible y que no entraña ningún riesgo para ninguno de los dos. La mujer puede estar sentada o un poco reclinada y, sobre todo, cómoda y relajada. El tiempo hasta la obtención de la versión es variable, pero si no se consigue se valora la repetición al cabo de 7 días.

¿Está avalado por los médicos? Sí, de hecho cada vez es una técnica más reconocida y recomendada. No en vano, en países como Alemania o Francia se integra esta posibilidad en su sistema sanitario nacional, dado los resultados tan positivos obtenidos y la sencillez del proceso.

Moxibustión_Nuun_3

Además, la OMS, que pretende reducir el número de partos evitablemente medicalizados y promover la humanización del mismo, considera que la moxibustión ha sido de eficacia probada a la hora de abordar la versión en casos de posición podálica. Es más, en 2010, la moxibustión y la acupuntura china fueron inscritas en la lista representativa de Patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

¿Es segura? Sí, la moxibustión es segura, si bien siempre debe ser ejecutada por un profesional cualificado y en algunos casos está contraindicada (gestación gemelar, hipertensión, alguna patología fetal, materna o placentaria, malformaciones uterinas, miomas o amenaza de parto prematuro). La alternativa hospitalaria, la versión cefálica externa (VCE), si bien es avalado como método prioritario por la OMS, tiene más riesgos por el mero hecho de producirse un contacto físico, a través de la tripa, con el bebé (sangrado vaginal, desprendimiento de placenta o rotura de bolsa amniótica, que el cordón umbilical se enrolle…, si bien la OMS no la considera una práctica de riesgo para el bebé ni para la madre) aunque no garantiza más éxitos.

Moxibustión_Nuun_5

Antes de realizar la VCE hay que hacer un control cardiotocográfico y una ecografía y, durante, se monitoriza a la mujer para controlar que no exista sufrimiento fetal. Se trata de una maniobra manual a través de la cual el ginecólogo , presionando la tripa de la mamá, intenta girar al bebé. En muchos casos se administran tocolíticos, medicamentos para evitar las contracciones y evitar partos prematuros, que relajan los músculos de útero y abdomen para facilitar al masaje. Algunos factores de riesgo desaconsejan este método, que en general no es doloroso y se realiza de forma ambulatoria.

La moxibustión no es la única opción ni la mejor necesariamente; hemos querido plantearla y dárosla a conocer porque seguramente la VCE es la más difundida en tratarse de la primera opción que nos dan en nuestro país en un caso de versión cefálica.

Moxibustión_Nuun_6

Además, en tratarse de una técnica inocua, la moxibustión puede ser una herramienta más para probar a girar a nuestro bebé y reducir así las probabilidades de pasar por una cesárea. En cualquier caso, siempre será fundamental confiar en su médico y profesionales sanitarios que siguen tu embarazo, pedir información veraz y seguir lo que el sentido común y tu intuición te diga, siempre que no suponga ningún riesgo para tu bebé ni para ti.

Y vosotras, ¿tuvisteis que hacer versión cefálica a vuestro bebé? ¿Si conseguisteis girarlo, cómo? ¿Conocéis casos exitosos de moxibustión? ¡Os leemos!

Comentarios (0)

Sin comentarios

Añadir un comentario

Debes iniciar sesión para añadir comentarios.